RDA

Posted on 13 octubre, 2013 por

0


RDA (Resource Description and Access) es el nuevo estándar de catalogación ideado para sustituir a las AACR2 y a sus derivados nacionales.
La estructura de la RDA se concibe sobre los modelos conceptuales FRBR (Functional Requirements for Bibliographic Records) y FRAD (Functional Requirements for Authority Data) que definen las relaciones entre las acciones de los usuarios y la recuperación de información; esta conceptualización se manifiesta en la terminología empleada por la RDA que toma los “Grupos de entidades” y sus relaciones como base para la realización de catalogaciones; lo que permite la interrelación de registros y muestra las relaciones que existen entre las obras y sus autores. Esto facilita a los usuarios; por poner un ejemplo, concienciarse sobre la existencia de diferentes ediciones, traducciones o presentaciones materiales de una obra.

Uno de los motivos principales que impulsaron la creación de este nuevo estándar es la incapacidad de las AACR2 para describir documentos alejados de los tradicionalmente bibliotecarios; éstas presentaban problemas para adaptarse al cambiante mundo de los formatos documentales; audiovisuales, materiales no bidimensionales y especialmente recursos electrónicos en “formato físico” encajaban con dificultad pero sus carencias se hicieron especialmente visibles a la hora de catalogar recursos electrónicos producidos por y para la web.
La RDA suple estas carencias definiéndose como un modelo de catalogación de contenidos, sin hacer hincapié en la presentación de resultados, diseñado para el mundo digital que además pretende expandirse a la generación de metadatos (o catalogaciones; en la literatura aparecen a menudo como expresiones intercambiables) por todas aquellas instituciones relacionadas con el mundo de la cultura: museos, archivos, editoriales, etc. Y por supuesto, sin ceñirse a esquemas de generación de metadatos como MARC21, MODS o Dublin Core o la propia ISBD (entendiendo ficha de catálogo como metadato).
Estas características; el mayor enfoque sobre lo que se necesita describir y no sobre el cómo describirlo, unido a su intención de convertirse en una herramienta de trabajo para diferentes comunidades de creadores de metadatos, son los puntos fuertes de un estándar que empieza a implantarse en diferentes centros y que poco a poco se expandirá.
Sin embargo, uno de sus mayores inconvenientes, derivado de su propia concepción online sin formato de presentación estructurado, es la incapacidad de darse a conocer sin recurrir a presentaciones basadas en estructuras de datos anteriores; la mayor parte de los ejemplos en Internet muestran una comparación con MARC21 utilizando los propios campos MARC21; se hace necesario un mayor volumen de catalogaciones y modificaciones en los propios Sistemas de Gestión Bibliotecaria para mostrar todo el potencial de esta nueva herramienta.

Anuncios
Posted in: Uncategorized